¿Los nuevos gourmets son con refresco de cola?

¿Los nuevos gourmets son con refresco de cola?

  • Martes, 1 Febrero, 2022 - 08:00
  • Antonio Luis Glez. Núñez - Editor G7i
  • Opinión
  • Comentarios

No es la primera vez que en un restaurante de cierto nivel vemos a jóvenes y no tan jóvenes siendo “opinadores gastronómicos”, y como maridaje de sus platos los acompañan con refrescos de cola.

Cada uno es libre de acompañar las viandas con lo que les produzca mayor placer y satisfacción en la comida. Lo que no se alcanza a entender es que se permitan el lujo de manifestar sus opiniones sápidas sobre sabores y percepciones sensoriales de las propiedades organolépticas de los alimentos en sus papilas gustativas, realizando afirmaciones que están a todas luces fuera de lugar y aunque tengas su particular criterio personal carecen de rigor gastronómico, aunque luego hagan recomendación o apología en sus redes sociales.

Claro, que la opinión es libre, y cualquiera puede tener su propio criterio para opinar sobre sus gustos pero, lo que no es lógico es que juzguen el trabajo de otros sin tener conocimientos profesionales y que por tener pagado un cursito a distancia de cocina por fascículos, ya quieran crear dogma.

El día que descubran que una comida también se puede maridar con vinos, cervezas, sidras, cavas y espumosos, licores, cremas u orujos, kombuchas y fermentados, zumos o aguas, además de refrescos, ese día suponemos que sentirán que han descubierto la “pólvora” en gastronomía.

Deseamos a todos esos ejemplares de gourmet y sibaritas su pronta y necesaria madurez gastronómica para que no se hagan daño y se lleven a engaños, sin saber disfrutar de la verdadera dimensión de la gastronomía si se maridan los productos y elaboraciones con las bebidas correctas en cada ocasión y momento.

Por su puesto, que la percepción de los sabores es distinta en cada comensal; según nuestros gustos y el nivel de tolerancia a lo salado, dulce, agrio, amargo, picante pero el umami, actúa para cada uno de nosotros de diferente manera, cuando esas combinaciones entran en acción y los platos nos resultan sabrosos.

Si buscamos la composición química de los principales refrescos de cola del mercado podemos detallar que contienen cristales de azúcar, caramelo, cafeína, ácido fosfórico, agua carbonatada, extracto de nuez de cola, extracto de frutas, mezclas, vainilla y glicerol, aparte de colorantes, acidulantes y extractos de aromas; la mezcla resulta un coctel explosivo en boca para poder tener criterio sápido y valorar los sabores de los alimentos.

Si nos permiten la licencia eclesiástica, debería ser considerado un sacrilegio degustar quesos curados, embutidos ibéricos, carnes maduradas o pescados exquisitos, verduras frescas y frutas en su punto de maduración si se maridan con refrescos.

Hay productos maravillosos, materias primas de grandísima calidad y sabores que debemos degustarlos en su esencia y magnitud al natural, saborear su potencia sápida sin estropearlos y enmascararlos con azucares, cafeínas, ácidos fosfóricos, gliceroles o acidulantes…

Si los nuevos sibaritas y gourmets de la gastronomía actual, aunque se lo puedan permitir económicamente, son con refrescos de cola y opiniones carbonatadas llenas de burbujas, no nos queda nada y cuánto daño le harán a la gastronomía.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario