Canarias, una escala obligada para los amantes del buen comer

Canarias, una escala obligada para los amantes del buen comer

  • Viernes, 26 Junio, 2020 - 08:00
  • gastronomia7islas.com
  • Opinión
  • Comentarios
 
Con la reapertura de la actividad turística y la vuelta a la vida del secor de la gastronomia por los efectos del COVID-19 en nuestra economía quizar debamos recordar algunos aspectos que nunca debemos olvidar.
 
La cocina en Canarias se caracteriza por su simpleza, gran calidad y variedad. Bien sea por las influencias de la conquista -recuerden que fue obra y hecho de los españoles- y/o por motivos comerciales -pasaron por estos lares portugueses, ingleses, franceses y algunos “eses” más que dejaron muchas cosas-. Pero lo que aquí importa es que el apartado gastronómico fue mucho, y si le añadimos lo que ya hacían los aborígenes conseguimos sabores irrepetibles compartidos por todo el Archipiélago o únicos de cada isla. Una cocina repleta de contrastes, con platos bien condimentados e ingredientes frescos que hacen de Canarias una escala obligada para los amantes del buen comer.
 
Gofio, papas arrugadas, mojos… Son elaboraciones de las más conocidas fuera de las fronteras canarias, pero hay una infinidad de platos y recetas ancestrales que pueden volver del revés el pensamiento de cualquier mortal e, incluso, inmortal. Un ejemplo lo encontramos en los potajes (de berros, de trigo, puchero...), los quesos y alguna de sus elaboraciones (asado, almogrote o un buen mojo-queso), rodeados de mar y sol, en pescado ni les cuento (bacalao encebollado, escaldón de cherne, morenas fritas, lapas a la plancha, potas en salsa, marineras…) ¡hasta Neptuno se apunta a la fiesta! En carnes destacan los asados, la carne de cabra en salsa, el baifo asado o frito, carne de fiesta... Lo siento, hay tantos y tantos que soy incapaz de elegir.
 
De los postres les digo que dejen hueco para una gran variedad. Si no me creen, paseen por La Palma, donde hay rapaduras, almendrados, bienmesabe, queso de almendra, príncipe Alberto… Salivarán como posesos, garantizado. Ya en vinos y malvasías dejen correr la imaginación. Shakespeare lo hizo. 
 
Hay ocasiones en las que el desconocimiento es una desventaja, pero en el caso de la cocina canaria, no. El motivo es sencillo, porque al desconocer se darán una oportunidad de experimentar. Seguro que saldrán muy, muy, pero que muy sorprendidos. Una de las virtudes de estas tierras no es solo que se les consideren afortunadas, ni su mar, ni su sol, sino adaptar lo aportado y volverlo propio. 
 
A esa mezcla de España, Portugal y Francia se incorporan las visitas previas a las conquistas de los romanos, los enlaces culturales e históricos con América y lo que ya hacían los aborígenes. El resultado es exótico, divertido, diferente y, si me lo permiten, místico. 
 
Bienvenidos a Canarias y recuerden que también es un paraíso gastronómico. ¡Qué suerte vivir aquí!
 
 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario