La melatonina ¿Qué es?

La melatonina ¿Qué es?

  • Jueves, 23 Diciembre, 2021 - 08:00
  • Vicky Fernández Rosales - Lic. Biología
  • Nutrición
  • Comentarios

Las proteínas constituyen gran parte del cuerpo animal, lo mantienen como unidad y lo hacen funcionar. Se las encuentra en toda célula viva. Ellas son el material principal de la piel, los músculos, tendones, nervios y la sangre, de enzimas, anticuerpos y muchas hormonas.

Una sola molécula proteínica contiene cientos, e incluso miles, de unidades de aminoácidos, las que pueden ser de unos veinte tipos diferentes. El número de combinaciones diferentes, es decir, el número de moléculas proteínicas distintas que pueden existir, es casi infinito.

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación), ha hecho ciertas recomendaciones sobre el consumo adecuado de los diferentes nutrimentos para mantener en buenas condiciones la salud. De acuerdo a estos datos, la mayoría de los individuos que tuviesen una dieta similar a estas especificaciones tendría satisfecha todas sus necesidades de nutrimentos. Para conseguir esta recomendación se debe consumir una gran variedad de alimentos que contengan los diferentes nutrimentos en forma equilibrada.

La FAO recomienda un consumo mínimo de aminoácidos indispensables, y además ha establecido la composición de aminoácidos de una proteína patrón con la cual se pueden comparar otras proteínas. Cuando una proteína tiene una composición de aminoácidos indispensables de manera que la concentración de alguno de ellos es menor que la proteína de  referencia, se  dice entonces que este aminoácido es limitante. Las proteínas del huevo no los tienen, mientras que las de leche sí.

La absorción de los aminoácidos, al igual que los azúcares, se transporta al hígado a través de la vena porta, de dónde se distribuyen a los tejidos o se utilizan en la síntesis de proteínas.

Una deficiente absorción de los diferentes  nutrimentos puede causar complicaciones muy serias en nuestra salud. La baja efectividad de la absorción de grasas, proteínas y carbohidratos, produce un estado de desnutrición y pérdidas de peso del individuo que puede llevarlo hasta la muerte.

Cuando hablamos del aprovechamiento nutritivo de las proteínas se deben distinguir dos aspectos muy importantes: la cantidad de proteína ingerida y la calidad de la misma. El hecho de consumir grandes cantidades de proteína no implica necesariamente que se satisfagan las necesidades de aminoácidos del humano. La calidad de estos nutrimentos depende de su composición de aminoácidos indispensables y de su digestibilidad, que es una medida de la capacidad con la el cuerpo humano los metaboliza y obtiene mayor provecho de ellos.

La Melatonina,  es una hormona que se encuentra de forma natural en el cuerpo, se produce a partir del aminoácido esencial Triptófano, mediante la transformación en la glándula pineal (que está ubicada en el cerebro) de serotonina en melatonina.

El triptófano (abreviatura tri) es un aminoácido necesario para el crecimiento normal en los bebés y para la producción y mantenimiento de las proteínas, músculos, enzimas y neurotransmisores del cuerpo.  Es un aminoácido esencial. Esto significa que el cuerpo no lo puede producir, por lo que se debe obtener de la alimentación.

Hay una gran variedad de alimentos que contienen grandes dosis de melatonina, como son los huevos, los lácteos, las legumbres, los frutos secos (nueces, etc.) y las frutas (plátanos, cerezas). Estos son ricos en triptófano.

Las recomendaciones de la FAO sobre el consumo mínimo de triptófano y patrón de referencia.  Es de 168 mg/día para mujeres adultas y de 250 mg/día para hombres adultos. Patrón de referencia de la FAO (g de aminoácido/100g de proteína): 1.0

Algunas proteínas comerciales son ricas en aminoácidos como el triptófano, entre ellas tenemos la harina de soya desgrasada, leche descremada deshidratada, suero de leche deshidratado entre otras.

Se relacionan varias enfermedades con la baja Melatonina, estas son: el Alzheimer, Parkinson, enfermedad cardiovascular, insulino-resistencia, obesidad, cáncer, infecciones recurrentes, disfunción inmune, etc.

Existen muchos beneficios asociados al consumo de Melatonina entre ellos y quizás el más conocido es el de la inducción del sueño, profunda relajación de nervios y músculos y mejora del síndrome de piernas inquietas. También, prevención del cáncer, estimulación del sistema inmunitario, reduce la ansiedad antes de una intervención quirúrgica, baja la presión arterial.

La Melatonina tiene poder antioxidante. Eliminación directa de especies de oxígeno y nitrógeno reactivo (ROS y RNS). Acelera la actividad de enzimas antioxidantes intracelulares. Efectos sinérgicos con otros antioxidantes y mejora la eficiencia del transporte de electrones en la cadena respiratoria mitocondrial, limitando la sobreproducción de radicales libres mediante la reducción de la fuga de electrones. Inhibe la expresión de enzimas pro-oxidantes como la óxido nítrico sintasa (NOS), la ciclooxigenasa-2 (COX-2), la mieloperoxidasa de eosinófilos.

En ginecología, la Melatonina parece mejorar los síntomas físicos en las mujeres menopaúsicas, pero los síntomas generales, la calidad del sueño, el estado de ánimo, los niveles de estradiol y el IMC no mejoran especialmente. Aumenta significativamente la tasa de embarazo en reproducción asistida, la cantidad de ovocitos recolectados, ovocitos maduros y embriones de buena calidad. Es útil también, para el tratamiento de la endometriosis.

Con respecto al sistema nervioso, la Melatonina , los antidepresivos, el selenio, la terapia de reemplazo hormonal y los ácidos grasos omega-3 sirven para prevenir la depresión, principalmente en condiciones físicas asociadas con un alto riesgo de depresión: accidente cerebro vascular o hepatitis. Es eficaz en el tratamiento de la etapa leve de la enfermedad de Alzheimer, mejorando la calidad del sueño en estos pacientes, preferible a los hipnóticos tradicionales en el tratamiento del insomnio.  Disminuye los depósitos de B-Amiloide.  Activa las células madres neuronales en el contexto de la hipoxia neonatal.

En la prevención de la enfermedad cardiovascular. La hipertensión (nocturna): tiene un efecto favorable sobre la regulación de la presión arterial. Reduce la hipoxia (isquemia cardíaca). Una menor secreción de melatonina se asocia con un mayor riesgo de infarto de miocardio en mujeres con IMC aumentado.

Está asociada a la regulación hormonal. Puede aumentar los niveles de la hormona del crecimiento. Aumenta la conversión de T4 a T3. Actúa calmando los altos niveles de cortisol en el estrés. Inhibe la liberación de prolactina. Aumenta la producción de progesterona.

Podría ser eficaz para mejorar los parámetros lipídicos. Es un amortiguador sobre las fluctuaciones del peso corporal. Reduce la glucosa en ayunas.

Algunos estudios señalan también, que la Melatonina exógena reduce los niveles de marcadores inflamatorios, es segura, con pocos efectos secundarios y puede ser útil para la prevención y tratamiento adyuvante de trastornos inflamatorios. Previene el daño mitocondrial asociado al envejecimiento.

Otros estudios sugieren la relación de los niveles bajos de Melatonina con el factor de riesgo en el cáncer de mama. Los turnos nocturnos fijos están  asociados con la supresión de la producción de Melatonina.

Todo esto nos sugiere la importancia no solo de elegir los alimentos adecuados, sino de llevar hábitos de vida saludables.  En cuanto a descanso, una buena higiene del sueño, evitar luces en el cuarto, móvil, TV a la hora de dormir, ya que es en este momento cuando se produce la máxima secreción  de melatonina ( 30 mg/día), tan importante en los procesos biológicos que se llevaran a cabo en el resto del día.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario