No es tan malo el colesterol como lo pintan, ¿O sí?

No es tan malo el colesterol como lo pintan, ¿O sí?

  • Lunes, 22 Junio, 2020 - 20:45
  • Ana Luisa Glez. Cruz - Nutricionista
  • Nutrición
  • Comentarios

Se calcula que actualmente en el mundo, más de cien millones de personas tienen un nivel de colesterol más alto del necesario y lo más grave es que la mayoría no lo sabe.

Cuando hablamos de colesterol, saltan todas las alarmas y de inmediato se nos vienen a la cabeza algunos conceptos que hemos aprendido “a fuego”.

El aumento del colesterol en la sangre está relacionado con enfermedades como la arterioesclerosis, enfermedades vasculares como los infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares. Estas enfermedades son muy habituales en los países desarrollados y una de las primeras causas de muerte en personas adultas.

Para muchos pacientes el colesterol es un añadido más a otras enfermedades como la hipertensión, obesidad o diabetes.

Debes saber que el colesterol es una sustancia normal en nuestro organismo e imprescindible para la producción de ciertas hormonas, forma parte de la estructura de las células de nuestro cuerpo y  por resumir mucho, no es malo tener colesterol en la sangre siempre que no se exceda su cantidad, que actualmente se sitúa de media en menos de 200mg/dl en adultos y niveles superiores a 240 mg/dl ya es motivo de alarma.

¿Quién produce colesterol?

El órgano responsable del colesterol es nuestro hígado principalmente, aunque existen ciertos alimentos que contienen colesterol y de los cuales nuestro cuerpo lo obtiene. Estos alimentos son esencialmente de origen animal como leche y derivados lácteos, carnes o huevos.

¿Cuántos tipos de colesterol existen?

Existe solo uno. El colesterol y el resto de grasas (como los triglicéridos) llegan a las células transportados por unas proteínas especiales llamadas “Lipoproteínas”. Aunque existen varias y se clasifican por su tamaño y composición, las más conocidas popularmente como colesterol bueno y colesterol malo son las LDL y HDL.

En ningún caso son buenas o malas. Lo que ocurre es que mientras las LDL transportan el colesterol hacia las células el HDL recoge el sobrante y lo lleva fuera de las células, lo que evita que se produzca la obstrucción o “taponamiento” de los vasos sanguíneos.

¿Cómo puedo conocer mis niveles de colesterol en sangre?

En la actualidad, sólo mediante un análisis de sangre que mida los niveles de colesterol, conoceremos los resultados.

Y no hay excusas, el colesterol no produce dolor o síntomas hasta que resulta tarde para buscar soluciones sencillas como cambiar de hábitos alimenticios o incrementar el ejercicio físico diario en función de la edad y otros factores.

Aunque relacionamos la enfermedad a la edad y que se suele dar más en adultos que en niños, esta creencia está dando la vuelta los últimos años ya que son precisamente los niños quienes acuden más a consulta por problemas de aumento excesivo de colesterol en sangre, debido principalmente a los malos hábitos alimentarios, por lo que desde aquí me permito hacer un llamamiento a los mayores para que cambien de manera gradual a unos hábitos más saludables ya que ellos son el principal espejo donde se miran los peques.

Y si necesitan asesoramiento, no duden en contactar con un profesional dietista-nutricionista, ya que en la alimentación nos va la salud. A veces no basta con dejar de comer bollería, alimentos ricos en azúcares, vísceras, embutidos o productos procesados como sipas de sobre y patatas fritas. Debe hacerse un tratamiento integral del paciente y su entorno más cercano para ayudar a crear esos hábitos de vida más saludables en la comunidad.

Una mejor alimentación es sinónimo de una mejor salud en todos los aspectos, por lo tanto acuda al profesional de la nutrición ante cualquier duda, estaremos encantados de poder ayudar.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario