Brevas: manjar del verano canario

Brevas: manjar del verano canario

  • Lunes, 3 Agosto, 2020 - 08:00
  • Ana Luisa González Cruz, nutricionista
  • Nutrición
  • Comentarios
 
 
Aunque a veces se suelen confundir con los higos, la verdad es que las brevas corresponden realmente a la primera cosecha anual de la higuera. Un árbol de la familia de las moráceas del que se extrae el látex.
 
Las brevas son más grandes y menos dulces y los higos la segunda y otoñal cosecha anual del mismo árbol, originario del mediterráneo.
 
Los dos frutos de la higuera han sido siempre muy valorados por las diferentes culturas que han vivido asentadas en esa zona a lo largo de la historia.
 
Mientras que la mejor época para disfrutar de los higos es el otoño, ahora durante los meses de junio y julio es la breva la protagonista en mercados y fruterías junto al resto de frutas de temporada.
 
A diferencia de otras frutas, las arrugas y aberturas que presenta la piel de los higos y brevas, revelan el momento ideal de consumo del alimento porque son una evidencia de que el fruto ha llegado a su punto ideal de consumo.
 
Deben tener un color agradable, buena consistencia, textura relativamente suave y cuando están maduros, ceden a la leve presión con los dedos. Las frutas duras, marchitas, resquebrajadas con olor amargo o los lados achatados se deben desechar. Estos frutos son una mercancía sumamente delicada y perecedera que, incluso guardados en el frigorífico, se conservan tan sólo unos 3 días, lo que dificulta su comercialización.
 
Una de las mejores formas de consumir esta fruta es fresca, ya que si está madura se puede apreciar su exquisito sabor y dulzor. Sirven en cocina tanto para acompañar carnes de caza o ave como para tomar en forma de diferentes postres o confeccionar mermeladas. Los higos tostados y molidos dan lugar a un polvo que se emplea en la industria como sucedáneo del café, por lo general, combinado con otros ingredientes (malta, cebada, achicoria...).
 
Nutricionalmente y por sí solas, las brevas son muy ricas en hidratos de carbono, ideales por tanto para incluirlas en nuestra mesa durante el verano para obtener un mayor aporte de energía y en personas que practiquen algún tipo de deporte, mujeres embarazadas y durante la lactancia.
 
Por su alto contenido en fibra se recomienda en dietas de control de peso y deportivas. Son ricas en antioxidantes y provitamina A. Favorece la digestión, ayudan a controlar la hipertensión, reducen el riesgo de padecer distintos tipos de cáncer como son el de piel o colon, previenen la anemia y aportan una importante cantidad de potasio, ideal para mantener el tono muscular.
 
Composición por 100 gr. de porción comestible:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario