Las Lapas canarias (Platella Vulgata), manjar de guanches

Las Lapas canarias (Platella Vulgata), manjar de guanches

  • Miércoles, 12 Mayo, 2021 - 08:00
  • Ana Luisa González Cruz, nutricionista
  • Nutrición
  • Comentarios
 
No todos los moluscos tienen un cuerpo carnoso cubierto por una concha como se podría pensar, aunque esa es la principal característica morfológica del alimento que hoy nos ocupa. Las Lapas, una especie comestible de caracol de mar.
 
Las lapas son de la familia de los gasterópodos marinos. Respiran mediante pulmones y su hábitat abarca las costas del Mar Mediterráneo y del Océano Atlántico. Siendo muy habituales en las costas canarias por la morfología volcánica.
 
Nacen machos pero a los 2 o 3 años de existencia gran parte se vuelven hembras. Tienen actividad sexual desde los 9 meses y su puesta y fecundación externa se dan una vez al año entre los meses de Octubre a Diciembre.
 
Su nombre científico es Patella Vulgata. Viven pegadas a las rocas y sólo salen durante las horas nocturnas a comer microalgas, esporas o algas verdes, para después volver al mismo lugar y posición de la que partieron para alimentarse.
 
En la península se tiene constancia de su consumo desde la prehistoria, por el hallazgo de conchas de lapas en yacimientos como el de Altamira. Al parecer una vez consumidas utilizaban sus conchas para preparar la base de tintes con los que después decorar las paredes de las cuevas donde se guarecían. Son cientos las pinturas analizadas de diferentes puntos geográficos, en los que se han hallado restos de pinturas con compuestos de lapa. 
 
Destacar de ellas que sus dientes pueden presumir de ser el material más duro conocido hasta el momento y que incluso se investiga y hacen ensayos ante la posibilidad de hacer con ellos chalecos antibala. Al parecer resultarían más económicos, ligeros y resistentes que los actuales de Kevlar.
 
Las lapas pueden ser consumidas con regularidad (2 o 3 veces por semana) No son fáciles de pescar. Se necesita un movimiento rápido de cuchillo en una mano experta para poder despegarla de la roca donde se adhiere. En caso contrario nos quedaríamos sin ella irremisiblemente.
 
Son ricas en proteínas de buena calidad y ácidos grasos poliinsaturados. Por su contenido en ácidos grasos esenciales ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, reduce el colesterol, en comparación con otros mariscos lo cierto es que la lapa apenas aporta colesterol a diferencia de lo que se suele pensar.
 
Ayuda a reducir la presión arterial alta y además existen estudios que afirman ser excelentes para prevenir otro tipo de enfermedades como el cáncer de colon, próstata y mama. Es interesante su consumo en personas que lleven una dieta equilibrada y baja en calorías ya que el aporte de la lapa es mínimo en grasas. Aporta vitaminas principalmente A y complejo B. En cuanto a los minerales destaca su contenido en hierro, fósforo, potasio, socio, zinc y yodo.
 
Como dato curioso destacar que 100 gramos de lapas aportan prácticamente la misa cantidad de hierro que 100 gramos de carne magra por lo que deberíamos tenerlas en cuenta para casos de personas con anemia ferropénica.
 
Exquisitas en sabor si la acompañamos sólo de jugo de limón aunque la lapa canaria debe ir indiscutiblemente acompañada por nuestra salsa de mojo verde.
 
Receta
 
Aceite, Ajo, cilantro, comino y sal que una vez machacados al mortero se vierten sobre las lapas de fondo (de carne más rosada y jugosa) colocadas previamente -boca arriba- en la sartén o bandeja de horno y se sirven al punto.
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario