Carlos Lozano “Cuando el amor está presente, tus creaciones toman vida"

Carlos Lozano “Cuando el amor está presente, tus creaciones toman vida"

  • Domingo, 14 Junio, 2020 - 08:00
  • Rasa Strankauskaite
  • Entrevista
  • Comentarios


Pasen y lean las rabiosamente interesantes respuestas de Carlos Lozano Pérez, el presidente de la Asociación de Enólogos de Canarias. Creo que tras este titular sobran las palabras, lo que queda es leer y disfrutar de la entrevista.

Para mí hablar sobre La Palma es una sensación reconfortante, es tocar mi vena sensible porque tuve la suerte de enamorarme de la isla en una visita a la bodega donde Carlos Lozano elabora muchos vinos. Nunca se me olvidará su mirada revisando las uvas que se pesaban con el coche entero en una pesa muy antigua. Claro que 23 diferentes elaboraciones requieren concentración y mucha organización. En la siguiente visita nos llevó a conocer las viñas en rastras entre volcanes, donde las estrellas bajan para jugar el ajedrez contigo incluso un año en Octubre provocamos la botritis noble. Una aventura inolvidable entre la niebla de uvas sobremaduras en cajas pequeñas, la fermentación complicada, los labios rojos, los pelos desaordenados y una risa escandalosa en brumas rastreras. ¡Cuánto para recordar! Es un paraíso donde el verde en las arenas negras sobrevive regalando uvas para vinos emocionantes en versión seca y sobre todo los históricos en versión dulce que se beben sin prisas, con el dolor y el placer a la vez en sorbitos chicos.

Él es un enólogo con mucha experiencia, en la entrevista nos recuerda que ya son 31 vendimias pero para mí es el padre de las malvasias, el hombre que más la entiende y tiene el coraje de dejarla con el tiempo en la botella. Así es siempre que abro una malvasia se me viene a la cabeza el nombre de Carlos, no dudo que la reina del Mediterráneo que terminó en el Atlántico es su musa. Son vinos del tiempo pero necesitas detrás una persona especial que apuesta por el tiempo en la bodega. Y el es muy especial, reservado, atrevido, pasional. Si estás leyendo la entrevista entenderás muchas cosas sobre la malvasia, los precios de la uva, las viñas, sobre los apreciados canary wine, los famosos vinos viajeros del tráfico marítimo y la actualidad de una cooperativa que mantiene el paisaje de la isla Bonita. Siempre estaré agradecida al maestro Carlos por acercar sus vinos, por los conocimientos entregados, por el amor que siento a los Llanos Negros. Un día nos llevó al dormitorio de botellas de la bodega, sedujo con las malvasias viejas, sagradas, poderosas, carnosas de tragos emocionantes de la famosa uva con capacidad de envejecer creciendo sensual, fina, elegante hasta el infinito y así sigo atrapada y enganchada en esta peligrosa suavidad aromática, en vinos que parecen abrazos y todos besos posibles.

El enólogo es una bonita profesión de interpretar las uvas, la tierra, el cielo. También eres el presidente de la Asociación de Enólogos de Canarias. ¿Cuántos años llevas trabajando de director técnico en la bodega Llanovid, más conocida bajo nombre "Bodegas Teneguia" en Fuencaliente? ¿Cómo elegiste esta profesión? ¿Es un sueño cumplido? ¿Eres feliz con lo que haces?

Haber déjame pensar, ya son unos años, llevo desde julio del año 1989, por lo tanto, tengo 31 vendimias en los hombros con unos 16.000.000 kilos de uva procesada y con más de 23 elaboraciones diferentes.

Me decidí por esta profesión por un amigo/familiar de nuestra familia, me empapo de todo lo que conlleva este maravilloso mundo. En principio tenía pensado irme a Sevilla a estudiar fitopatología, menos mal que no fui, me hubiera arrepentido.

Soy absolutamente feliz, no cambio el universo vitivinícola por nada. Ser enólogo y divertirme con mi trabajo, con el deseo cada día de ir a trabajar en lo que amo, es un privilegio.

El tener en mi mente y en mis manos el poder diseñar y sentir un ser como el vino desde su nacimiento en el viñedo hasta el acto final, me genera la misma o más felicidad de quien lo disfruta.

¿Nos puedes contar como funciona la bodega donde cada año los socios- viticultores entregan sus uvas? ¿El equipo es el mismo desde hace años? ¿Cuántos viticultores venden la uva para embotellar los vinos de la marca Teneguia? ¿La uva se paga justamente o se sigue pagando el precio bajo por el esfuerzo que lleva el trabajo en el campo?

Bodegas Llanovid, es una cooperativa, con sus marcas TENEGUÍA y LLANOS NEGROS. La componen 250 socios y es de carácter insular. Como toda entidad cooperativista, tiene una junta de administración, que es informada con regularidad de la evolución de la bodega.

El equipo de la bodega; hasta hace poco llevábamos desde los inicios, 30 años juntos, muchos años Rasa, de compañerismo, de complicidad, nos entendíamos perfectamente, creamos una gran amistad. Hablo de Francisco Camacho, un bodeguero, un enólogo como pocos he conocido. Un amante de su trabajo y de su bodega, y además un buen amigo.
Ahora mismo, tenemos un gran equipo, joven y con ganas de aprender, inquietos, participativos. Está compuesto por Rodrigo en el departamento de viticultura, Enrique en el departamento de bodega, junto al compañero Pedro. Enoturismo dirigido por Diego. Y luego el departamento de administración y ventas.

En cuanto al pago de la uva, recuerdo cuando entre en el año 1989, la uva se pagaba 75 pesetas, unos 0,45€, hoy esta misma uva se está pagando 1.25 € (208 pts), a partir de aquí, el incremento por tipo de variedad es sustancial. Pasamos de los 1.25 €/k a los 6.5€/k de la variedad Malvasía Aromática, en medio hay una aritmética de precios que van en función de las variedades, años y calidades.

Lo que hay que preguntarse Rasa, si el precio que pagamos por la uva (variedad, sanidad, cultivo, etc.) y producto final (vino), justifica ese precio. ¿No estará sobredimensionado el precio de 6€/k una malvasía aromática?

Quizás a 1.25€/k no pagaría el precio del trabajo del viticultor, pero si reflexionamos, ¿valdría esa variedad ese precio?

No cabe duda que es un tema delicado cuando tocamos los bolsillos.

El cambio climático se nota en todas las zonas vitivinícolas de España. ¿En vuestros viñedos se avecinan algunos cambios al respecto? ¿Se buscarán otras variedades más resistentes para el tipo de clima?

Efectivamente, el cambio climático lo llevamos padeciendo hace años. Recuerdo que iniciaba las vendimias sobre el 9 de septiembre, hoy comienzo sobre el 10 de agosto. Este cambio climático ha sido muy rápido y la adaptación progresiva de las variedades, que, junto a las prácticas culturales en viñedo, serán las que atenúen este efecto el cual se verá reflejado en los vinos. La apuesta por otras variedades está descartada, pensamos que, si nuestras variedades no están adaptadas después de cinco siglos, otras lo están menos. Los cambios que veremos en los próximos años serán por abandono de viñedos, primero por no tener agua y luego por no sustituir ciertas variedades nuestras que en cotas bajas ya no producen ni en calidad ni producción por otras también autóctonas que son más resistentes a estos cambios.

En las catas de vinos se explica lo suficiente de lo afortunado que somos por cambiar la opinión sobre los vinos tan singulares. Cuéntame qué tiene de especial vinos volcánicos, porque no hay filoxera y se ha mantenido las podas casi olvidadas en otras partes del mundo.

Afortunadamente el concepto de impartir, de desarrollar la cata ha cambiado mucho, pero la esencia se mantiene y esto lo veo fundamental. En las catas comerciales, para enófilos, debe haber una introducción que hable de la historia vitivinícola, de las singularidades del lugar, de su gente, de sus castas y de sus vinos, que tienen que reflejar la consecuencia de lo hablado anteriormente. Los suelos volcánicos tienen esa característica de arropar a sus viñedos y sus frutos, de irradiar durante la noche el calor recogido durante el día. Son suelos geológicamente muy jóvenes, influenciados por un océano, que permite que los alisios se carguen de humedad y esto le confiere caracteres diferenciadores del resto de Europa u otras partes del mundo. Estos suelos volcánicos, arenosos y sueltos son el causante de que no se desarrolle la malvada filoxera. Es curioso cómo algo tan violento, ardiente y sobrecogedor como un volcán, sea después silencio, complejidad, admiración y causantes de un paisaje llenos de fertilidad.

Pienso que el aislamiento durante siglos, de Europa y también entre las mismas islas, junto a la edad de nuestros viticultores, ha hecho que se mantengan unas podas ortodoxas, pero que muchas veces no tiene justificante de ser. Una cosa es cortar sarmientos y otra es podar, una cosa es cortar racimos y otra es vendimiar, y para ambas hay que saber qué sentido tienen para la planta, qué objetivo queremos conseguir con ello. Un viticultor tiene el deber de saber cómo vive la vid, es decir, conocer cada parte de ella y cuáles son sus funciones. Si esto no se sabe, poco podemos hacer.

En Fuencaliente las viñas sufren 5 años de sequía, las plantas necesitan de agua… ¿Se va apostar por el regadío?

En nuestra zona la mayor problemática es la falta de lluvias, llevamos cinco años de sequía extrema. Aunque tengamos un suelo que retiene el agua, apoyado por una capa de picón que hace que la transpiración sea mínima, aún con estas condiciones, este año se han visto muchas cepas centenarias secas, brotes muy cortos. Veremos racimos que no cogerán volumen.

Lo más acuciante, lo más importante y urgente es buscar soluciones para poder aportarle agua de apoyo a estos viñedos. EL PROBLEMA ES QUE NO HAY AGUA. Estamos estudiando para la implantación de depósitos de agua colocados estratégicamente, para poderla suministrar a los viticultores. El siguiente paso es enseñar a gestionar esa agua, para que la fruta llegue en las condiciones deseadas, para obtener un vino SINGULAR, y que refleje el lugar de donde procede.

El primer paso para conseguir grandes vinos es cuidar la tierra. ¿Cómo es la filosofía del viticultor de la zona? ¿Cada vez más se notan más prácticas ecológicas, si el año lo permite? ¿Qué pides a los viticultores que te entregan sus uvas? ¿Se buscan algunos parámetros para el momento idóneo de la vendimia?

Pues mira, fíjate, es un viticultor que le gusta y ama su viña, su pedazo (parcela), el viticultor mantiene y cuida la viña porque es un sentimiento que se transmite de padres a hijo. Llevo treinta años oyendo que abandonan el viñedo, pero ellos y ellas siguen ahí. Si es verdad que la edad media es de 68 años y esto va pasando factura, aunque se ve sabia nueva y con muchas ganas, con otra forma de tratar el viñedo. El trato al viñedo ha mejorado mucho, se ha pasado de tratamientos de síntesis a una lucha integrada, donde predomina las prácticas culturales para evitar tantos tratamientos agresivos al medio ambiente.

A los viticultores, se le pide que cuiden y mantengan un viñedo saludable, un terreno fértil lleno de vida y entregar la fruta sana. Si todo está bien cuidado y en equilibrio, todo irá bien. Los parámetros que se buscan van en función de la idea de vino que tienes.

De las dificultades que afronto como enólogo, una de ellas es establecer la fecha de vendimia idónea para el vino. Y esta es una de las decisiones más trascendentales en la elaboración de vino. En líneas generales, SANIDAD, acidez justa y estable, acorde con su grado alcohólico probable y un nivel de nitrógeno justo.

Siempre he pensado en una enología viva y dinámica. “La naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna”, Aleksandr Ivánovich Herzen

No debe ser fácil elaborar dos marcas de vinos. En Canarias las vendimias duran más tiempo que en otras tierras más llanas. Así que cuéntame cómo te preparas para esta época tan difícil. ¿Se diseña con antelación todos los objetivos?

El tener dos marcas bien diferenciadas, con conceptos muy dispares, hace que la vendimia no sea tan complicada. Pues debes tener claro los vinos que quieres obtener. Que destino van a tener, para que tipo de clientes van destinados, que recorrido deseas que tengan en el tiempo. Estas particularidades, junto a otras, hacen que prepares los futuros objetivos con antelación. La marca LLANOS NEGROS, sabes que sus uvas salen de 11 hectáreas de viñedo (que has pisado descalza y que es un sitio único para ti) de 54 viticultores, los vinos ya tienen su perfil definido, ahora toca que la vid y sus uvas hayan tenido un año en condiciones. Por ejemplo, LLANOS NEGROS 2019, no hay cosecha, ni el viñedo ni sus uvas reunían las cualidades para elaborar este estilo de vinos.

La marca TENEGUÍA, es una marca de carácter vertical, donde la vendimia comienza a mediados de agosto y la finalizamos principios de octubre. Aquí entran viñedos desde prácticamente el nivel del mar 75 msnm, hasta los 1.500 msnm, de diferentes vertientes, diversos suelos y más de 13 variedades. Es una gozada, ver la bodega con más de 20 vinificaciones diferentes entre LLANOS NEGROS Y TENEGUÍA, cada elaboración tiene su espacio, su conducta, su ritmo, que hay que ir observando diariamente, necesitamos medir, cuantificar, para entender el entorno, nuestra realidad.

Tenemos una riqueza de material genético de cada zona durante siglos. La marca de Llanos Negros, de vinos elaborados de viñas con más de 100 años me tiene enamorada. Háblame sobre las variedades de uvas, las características del s0uelo. Me puedes contar el secreto sobre la elaboración de mi vino favorito, de tantas botellas vendidas en nuestra vinoteca Llanos Negros Tabaqueros 2006

¡Vaya, no sabía que Los Tabaqueros te tuvieran enamorada! ¡Qué afortunado es mi vino! La verdad que es el vino dentro de la marca LLANOS NEGROS, que más llama la atención. Pero iré por orden de preguntas. Para hablar de las variedades, sería muy extenso, estaríamos palicando muchas horas, así que me centraré en aquellas que están en los Llanos Negros. Comenzaré por una de las variedades, que para mí es la más completa y que aquí se siente como en casa, la Malvasía Aromática. Es quizás la que mejor se adaptado al cambio climático, su resistencia a la sequía es su mejor arma, pues es de las variedades que más hunde sus raíces, sus hojas aparentemente débiles se adecua perfectamente a las altas temperaturas del verano para evitar la pérdida de agua y al mismo tiempo cubren sus racimos para protegerlos de los rayos del sol. Mientras, la reina del lugar se mantiene esplendida, su compañera la Negramoll, sufre y mucho. No soporta la sequía y esto hace que cada año se complique más el obtener cada año una producción media, en cuanto a sus cualidades son ejemplares, es una variedad junto a la Gual, que transmiten muy bien el terruño. Y ya que nombro la Gual te hablo de su compañera de viaje la Sabro, una variedad enteramente palmera y del cono sur de la isla. Son dos variedades que van de la mano, se encuentran juntas en los pedazos. Ambas son de siclo corto, siendo las primeras en vendimiarse. Podría seguir hablando de más variedades, El Vijariego (Bujariego), Listán blanco, Albillo, Listán Prieto, Almuñeco, Baboso, Bastardo, etc.

¡La elaboración de Los Tabaqueros! Bien, hoy en día esa elaboración sería casi imposible y lo digo por dos cosas, no tenemos ya producciones para ello y, otra más importante, ya no llega tanta uva con botrytis noble. Este vino está elaborado con cuatro variedades Listan blanco, Vijariego, Sabro y Malvasía Aromática. El mosto que se utilizó de todas ellas es el de prensa y la uva de las dos últimas variedades venía con botrytis noble. Todo esto, junto a una crianza en deposito sobre sus lías durante 14 años, le ha conferido unas actitudes magnificas de complejidad, haciendo un vino altamente gastronómico.

¿Qué significa para ti el vino? ¿A qué saben tus vinos? Descríbeme los dulces de malvasía aromática de larga vida. ¿Qué carácter tiene la malvasía aromática de Fuencaliente? ¿Que es importante para ti en un vino?

Aparentemente parece una pregunta sencilla pero quizás la más difícil de responder de todas. El vino tiene un gran significado para mí, por eso es complicado y sería sencillo porque es descriptible. Me explico, es delicado porque puedo y doy explicaciones sobre los vinos que ciertas personas les resulten complicadas, simplonas, románticas, etc. sin necesidad y como es la verdad es sencillo.

El vino es sentimiento puro y duro, donde nos permite jugar con nuestros sentidos, como ya dije, me divierto en viñedos, elaborando, catando, ferias, congresos, concursos, descubriendo cada momento de su vida, todo lo que rodea al mundo del vino es alucinante y por lo tanto su gente, por consiguiente, hay que respetarlo y disfrutarlo.

Si la pregunta de antes es aparentemente complicada, esta para mi es más aún. Aquí quien debe de hablar son los consumidores, pero hare un esfuerzo. Si cerramos los ojos cuando degustamos un vino ya sea de TENEGUÍA o LLANOS NEGROS, la primera impresión es frescura seguido de potencia y gran poder sápido, son vinos que tardan en desaparecer de tus papilas dejando un gran y grato recuerdo. Es buena señal que quien beba los vinos comiencen sorprendiéndose, seguidamente sonrían y terminen con un grato recuerdo.

La Malvasía Aromática, para mi es una de las grandes de Canarias, pienso que es de las variedades más completas que nos permite obtener unos vinos de estilos variados y de un potencial de evolución tremendo. Son capaces de mantener su juventud largo tiempo, todo depende de su viñedo y su elaboración. En el caso de la elaboración para Naturalmente dulce, al ser una variedad de ciclo largo y de gran acidez, nos permite elaborar vinos naturalmente dulces, frescos y con una graduación de 15%vol, esto hace que tengamos unos vinos capaces de madurar en el tiempo. Una evolución donde la gran diva es capaz no solo de mantener, sino de potenciar toda su complejidad aromática y gustativa a través de los años. Son vinos que después de 15 o 20 años en botella son capaces de volver a su juventud, a su origen, simplemente son obras de arte.

Lo que más me interesa de un vino, lo que le pido, es que me sorprenda, que me haga dudar y pensar. Soy un adicto a los champagnes y vinos fortificados, jerez y oporto, son vinos de una tremenda complejidad que me producen placer, satisfacción. Soy un enamorado de los vinos que tienen capacidad de maduración y esos vinos son tan ricos de joven como pasado los años. Por lo tanto, lo que le pido a un vino, es que tenga amplitud y capacidad de envejecer bien.

El gran vino está bueno desde el principio pero tiene una gran capacidad para envejecer. Muchos pensamos que el vino viejo da un prestigio a la zona. La triste mirada de un enólogo de Oporto que nunca podrá probar el vino que hizo en su plenitud. Pero qué vinos nos regala esta zona. ¿Te pasa algo similar probando algunos vinos dulces tuyos? ¿Qué opinas sobre el tema?

Jajajjaja, parte de esta pregunta ya está contestada en la anterior.

Pero si te voy a contestar a la pregunta de que nos regala esta zona. Pienso que la zona de Fuencaliente y de la isla de La Palma, está por descubrir los potenciales de las variedades que son capaces de guarda. Elaboramos pensando en el presente y jamás en el futuro, lo veo a diario. Por ejemplo, tengo en la bodega unas cajas del primer albillo monovarietal que elabore y creo recordar el primero de la palma, año 1992, esta uva de una única parcela del norte de la isla se vendimió parte para joven y otra se destinó para elaborar un vino de guarda, jajajajaj en aquello años pensando en guardar, que loco estaba, la lastima es que se hicieron pocas botellas (500). La verdad que ya queda muy pocas, pero puedo decir que su evolución en magnifica hasta los siete años, a partir de aquí cae rápidamente. Y por cierto sin barrica, esto es un matiz importante. Ahora me paso a Fuencaliente, y la zona nos regala una gran diversidad de posibles vinos, tanto jóvenes, como para poder madurar, esto es solo posible gracias a las variedades, su disparidad de terroirs y elaboraciones adecuadas a lo que se quiere.

Evidentemente, cuando decido elaborar vinos para envejecer, es difícil resistirse a no sacarlos antes al mercado, pues son varios los condicionantes que se dan. El gran riesgo b3que se corre en mantener un vino 10 o más años, cuidados contantes, el inmovilizado, las mermas, el desgaste en caso que este en barricas, etc. Esto son armas contra las que tienes que luchar, para demostrar que lo que se mantiene en la bodega tantos años va ser superior cuando llegue al mercado y que ha merecido la pena. Un gran cuadro no se pinta en dos días, las grandes obras llevan muchos años de ejecución.

Sin sulfitos no hay paraíso, los sulfitos son el terruño, cada vez más salen vinos con menos la cantidad de ellos, los necesarios para el transporte y la evolución. ¿Qué te parece la idea de comunicar la cantidad de SO2 en el gollete de la botella?

No cabe duda que este conservante, antioxidante, es la salvación del 99% de los vinos, frente a las posibles alteraciones que pueda sufrir en el tiempo. Es la investigación y la tecnología puesta al servicio de la enología la que ha hecho que las dosis de sulfuroso sean muy pequeñas. Hoy por ley si contienen más de 10 mgr/l ya hay que indicarlo, poniendo en la etiqueta o en un lugar visible la indicación de que contiene sulfitos. En cuanto a colocar la cantidad, me parecería muy bien, no tengo nada contra eso. Pero de momento la ley dice otra cosa. Francamente creo que ese no es el problema del vino, y esto no justifica su calidad.

¿Cómo ves el futuro próximo después de la pandemia del sector vitivinícola? ¿Sin progreso hay regreso? ¿El enoturismo es fundamental para venderse y atraer más el turista con cultura gastronómica?

El vino está siendo un sector muy castigado en esta pandemia. Además de la desaceleración de las exportaciones por el bloqueo de fronteras, el cierre del sector Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías) ha provocado la paralización en sus ventas en este canal estratégico para el vino.

Mira, te voy a dar unos datos sacados de la Organización Interprofecional del Vino de España (OIVE), los turistas que visitan España, casi 83 millones de personas que pasan una media de 7,24 días en nuestro país, asumiendo todas ellas un consumo medio superior al de los nacionales, que equivaldrían a unos 57 millones de litros de consumo de vino. Todo ello consumido mayoritariamente en bares y restaurantes y, una parte importante también en tiendas y supermercados.

El consumo de vino en Canarias asciende a 32 millones de litros, de los cuales 26,2 millones serían consumidos por nacionales y 5,8 millones por turistas. Nuevamente, el cierre de fronteras al turismo y las últimas recomendaciones de los países de origen de no viajar por miedo a un rebrote del coronavirus, también hará que el consumo entre turistas sea ostensiblemente menor.

Viendo estos datos, nos damos cuenta que es fundamental y necesario que el paisano consuma sus vinos y muchas bodegas han apostado por la exportación casi total de su producción, cuando en mi opinión tenían, tienen y tenemos que apostar por el consumo local o por lo menos una parte importante de su producción sea consumida en las islas, el pueblo tiene que beber su vino. Debemos darles valor a nuestros vinos en su tierra y esto es un trabajo en el que deben estar todos los sectores implicados. Ahora con esta crisis, las bodegas han visto obligadas a rediseñar sus estrategias y comenzar a distribuir en Canarias, quizás tarde ya. De este modo, esta crisis nos va afectar a todos, pero a unos con mayor intensidad que otros, habrá mucha guerra comercial y los precios bailaran a son de los ahogos de cada bodega. Rasa, hay bodegas que pueden verse con tres cosechas, la que está en almacén ya embotellada, la que está en depósitos y la que está en campo y no todas tienen capacidad económica para afrontar esta situación.

El progreso no es un destino en el que se cree, sino un objetivo estudiado al que se desea y hacia el que se lucha por avanzar en la incertidumbre de la realidad histórica. Será progreso cuanto favorezca un modelo de organización, investigación, innovación en el sector vitivinícola y desarrolles un movimiento social en el que mayor número de personas se beneficien de este avance que nunca debe retroceder. Siempre he dicho que el vino pertenece al hombre, el cual vive este momento, por lo tanto tenemos que hacer uso de todos los medios actuales disponibles pensando en el futuro.

El enoturismo, el turismo del vino y para el vino, siempre ha existido. Recuerdo a principio de los 90 nosotros ya recibíamos turistas y no solamente forasteros sino también lugareños, donde se les ofrecía el vino, visita a las bodegas, explicaciones e incluso muchas veces visitar viñedos. Por lo tanto, el turismo que rodea al mundo del vino siempre ha estado ahí y, en Canarias se hace fundamental, un producto que podemos ofrecerlo durante los 365 días de año es un auténtico privilegio, así que ¿por qué no aprovecharlo? Lo que no cabe duda, es que el que nos visita ha cambiado sus hábitos, tiene más cultura y espera mucho más que un rollo y una copa de vino. El turista quiere envolverse en un mundo apasionante en el que el vino es hilo conductor, pero no es lo primordial.

Tenemos como objetivo potenciar la riqueza existente en la zona vitivinícola formando un destino turístico de primer orden.

Debemos ofrecer actividades únicas, innovadoras y pensadas para mostrar la magia de las islas Canarias y sus Denominaciones de Origen, a la que pertenecen los vinos. Ya sea con tu pareja, amigos, familiares e incluso con los más pequeños. Da igual si es primavera, verano, otoño o invierno, en Canarias cada día es especial. Los que nos visitan tienen que sentirse integrados en los proyectos y filosofía de cada casa, y de esta manera compartir momentos inolvidables.

Por último y no por ello menos importante, todo lo anterior te proporcionará un increíble valor cultural porque, EL VINO ES CULTURA.

¿En qué otra parte del mundo te gustaría elaborar los vinos? ¿Hay algún tipo de suelos que te apasione y te gustaría tenerlos en la zona?

Champan, sería mi sueño. Aunque también me llama la atención Burgenland o Steiermark en Austria, como ves me gustan las zonas frías.

En cuanto a suelos, todos aquellos que transmitan una gran complejidad al vino. Los volcánicos y los calizos, sería los más atractivos para mí.

Lo de tenerlos en la zona, pues uno ya lo tengo, aunque no tiene nada que ver el suelo volcánico de Lanzarote, Gran Canaria o La Palma, por ejemplo, de un mismo origen, pero con evoluciones diferentes. El otro tipo suelo, no me gustaría tenerlo aquí, pienso que cada suelo tiene que estar donde se creó, el que tiene que viajar en busca de él, es el hombre.

¿Qué significa para ti ser el presidente de la asociación de enólogos de Canarias? ¿Es una gran responsabilidad sobre los conocimientos y apostar más sobre la formación continua? En el camino de enología han aparecido tantos experimentos, tantas nuevas técnicas ancestrales de elaborar que nosotros que queremos entender los vinos para explicar a los clientes pasamos cada vez más estudiando el tema. ¿Eso obliga a los enólogos investigar y arriesgar más para interpretar las uvas en las bodegas?

La Asociación Enológica de Canarias ha pasado por muchos episodios, antes era una asociación estancada y los mismos profesionales apenas la conocían. Es a partir del año 2009 cuando asumo los retos como presidente, siendo un compromiso y una responsabilidad, donde el principal compromiso tiene por objeto la defensa y promoción de los intereses laborales y profesionales de los enólogos titulados (licenciados y graduados) y habilitados, de los técnicos especialistas en vitivinicultura, los técnicos en elaboración de vinos y los habilitados para su ejercicio, respectivamente, de acuerdo con el Real Decreto 595/2002, de 28 de junio.

El compromiso de trabajar para la unión de todos los profesionales de las siete islas y poder así tener una AEC, sólida y fuerte. Está integrada a nivel nacional en la FEAE (Federación Española de Enología) y trabajamos juntos para obtener el reconocimiento legal de la actividad profesional de los enólogos, técnicos especialistas en vitivinicultura y los técnicos en elaboración de vinos, su protección jurídica y profesional, así como cualquier tipo de actuación que redunde en favor de nuestros asociados y de la propia Asociación.

Esto no es un trabajo solo del presidente, es del conjunto de profesionales que componen la junta de administración.

La formación se hace necesaria y ahora más que nunca, quiero aquí hacer hincapié en la, quizás, baja profesionalización en nuestros campos, es una demanda de nuestros asociados que lo están viendo a diario y que junto a otras causas hace que el viñedo se este abandonando. Aprovecho la ocasión que me das para decir que esta Asociación ha presentado a la Señora Rectora de ULL, la documentación de solicitud para creación de un Grado de Enología. Así de esta manera muchos futuros alumnos, no tendrían que trasladarse a la península pudiendo cursar sus estudios en Tenerife. Como también muchos Técnicos Superiores en Vitivinicultura me han comentado que si se implanta harían el Grado.

La profesión de enología, como otras, están en constante movimiento y los avances tecnológicos se ha puesto al alcance de las investigaciones en viticultura y enología, cuyo objetivo es incrementar la calidad y diversidad de los vinos. El cambio tan grande que ha habido en el mundo de la viticultura y la enología ha sido debido a todos los trabajos de I+D+I que se han trasladado al mundo real, al viñedo o bodegas. Trabajos relacionados con sistemas de producción sostenible y de producción integrada del viñedo en un contexto de cambio climático y otros dirigidos a conservar la diversidad genética de la vid, etc.

En el mundo actual de la enología se requiere de conocimientos, es el ejercicio de la libertad y soberanía, para ello necesitamos de la ciencia para disminuir los límites de la ignorancia y aumentar la capacidad para resolver problemas. Aquí es de suma importancia la implicación de las universidades, son pilares fundamentales en la dirección de las investigaciones. Una enología sin investigación es una ciencia sin desarrollo, sin avances, se estanca en el pasado.

Para despedirse cuéntame algo inconfesable que te ha pasado con el vino….

Te leí hace poco un texto, que me encantó y me vi reflejado. “Sin amor todos los vinos son iguales”. Sí, sin amor todas las elaboraciones son iguales. Sí, sin amor todos los viñedos son iguales. Tiene que existir alguien que te inyecte esas dosis, para ser verdaderamente creativo y no pares de innovar. Cuando el amor está presente, tus creaciones toman vida y por lo tanto dan vida.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario