‘Fruterías hospitalarias’ ambulantes ¿Por qué a las puertas de hospitales y centros de salud?

‘Fruterías hospitalarias’ ambulantes ¿Por qué a las puertas de hospitales y centros de salud?

  • Domingo, 15 Diciembre, 2019 - 09:00
  • gastronomia7islas.com
  • Editorial
  • Comentarios

¿Hasta qué punto somos conscientes de lo que ocurre en nuestras ciudades? ¿Cuánto tiempo transcurre desde que sucede una acción hasta que se toman medidas?

Cuando estamos en el limbo de las competencias entre las administraciones públicas, la inacción hace que se puedan aprovechar los resquicios para que la venta ambulante ilegal se aproveche de la situación.

Los hechos que hoy nos ocupan se vienen repitiendo desde hace ya varios meses de forma continuada y nadie actúa. Nos referimos a la frutería ambulante ilegal a la salida del complejo hospitalario Nuestra Señora de Candelaria en Santa Cruz de Tenerife, como se puede ver en la foto, es suelo público, y los responsables, entre tres y cuatro días en semana, se instalan a la salida del edificio de consultas montando su “particular” frutería hospitalaria.

Desde este medio hemos procedido a hacer indagaciones y desde la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias no tienen constancia de la existencia de este hecho que hoy denunciamos públicamente aquí. Desde el Ayuntamiento de Santa Cruz ya desde el pasado mandato, pese a aprobarse un reglamento de seguridad desde la Concejalía de Seguridad, se hacia la vista gorda ya no solo a la venta ambulante ilegal, sino también al fenómeno de los gorrillas que piden en la vía pública a los conductores por aparcar en esta misma zona por ser de gran afluencia.

La policía local de Santa Cruz de Tenerife en la actualidad está más interesada en pedir los papeles a las terrazas de los restaurantes de los establecimientos legalmente establecidos, con la seguridad de que las sanciones serán cobradas, que ir detrás de aquellos que realizan actividades económicas presuntamente ilegales al establecerse en estos lugares para aprovechar el trafico continuo de gente, realizando venta ambulante, ya que es probable que sean declarados insolventes.

Igualmente hemos detectado que en las zonas aledañas y a más de 600 metros a la redonda ya no quedan abiertas fruterías y solo sobrevive en la carretera general una que ha tenido que reconvertirse a “Minimarket”, siendo la fruta una venta marginal, al no poder resistir además de otra en la calle Sargentos Provisionales en la misma situación y que languidecen por la inacción en el cumplimiento de las ordenanzas municipales de venta ambulante ilegal.

Nuestro alerta surgió al ver cómo tras acudir al centro hospitalario una mañana para unas pruebas diagnósticas rutinarias, en la salida había montada una frutería en toda regla a plena luz del sol, con más de 50 cajas apostadas y preparadas para su venta. Cajas que una vez acabado el producto es retirado a un vehículo cercano; kilos de verduras y fruta de temporada con precios competitivos a 1, 2 y 3 euros, algo muy lógico cuando no se tienen cargas sociales ni tributarias.

En las diferentes visitas médicas durante estos pasados meses hemos podido constatar que se venden papayas, mangos, naranjas, manzanas, nectarinas, maíz, aguacates, ciruelas, calabacines, bubangos, fresas, higos picos, piñas, etc. Se han vendido cajas enteras y medias cajas de champiñones a 1, 2 y 3 euros y hasta sacos de papas en una “pickup” aparcada a escasos metros; pero la sorpresa no termina ahí, el negocio les debe de ir tan bien que según la época, en la puerta de entrada ya están montando algunos días también otra sucursal de la frutería para poder atender las ventas de los que entran y de los que salen del Hospital.

Todas las mañanas que abren, la fruta al sol, entrando y saliendo coches, ambulancias en servicio por el acceso a urgencias y coches de policía, guardia civil y policía local; todos viendo esta situación y nadie hasta ahora ha hecho nada.

Claro que realizar una actividad económica en formato ambulantes puede ser legal y se están buscando la vida, no se trata del formato elegido para desarrollar la actividad económica, sino la impunidad y pasividad de la administración, lo barato que les ha salido la concesión administrativa de explotación del suelo público.

Mientras realizábamos la investigación para la elaboración de la presente información también hemos podido constatar que no es un hecho aislado, sino que a las puertas de algunos centros de salud del archipiélago u organismos públicos, estos se convierten en locomotoras naturales del comercio por el flujo de personas que circulan diariamente, se ha creado esta moda de pequeños puestos de venta ambulante ilegal a todas luces.

Ejercen una competencia desleal y distorsionan el mercado local ya que bajo la presunta apariencia de ambulante y de ser personas que están en el borde de la exclusión social o la marginalidad, incluso con discapacidades, se mueven con total impunidad por el sistema. No suelen cotizar, no contribuyen al sistema de previsión social, ejercen una presunta actividad en la económica sumergida y son insolidarios, ya que en su gran mayoría incluso algunos hasta cobran ayudas del estado.

Los Mercadillos del Agricultor hacen una labor de dar salida a las producciones locales de los agricultores que crean riqueza, evitan intermediarios y generan una actividad económica regular en los diferentes puestos y estar legalmente establecidos, aunque también podríamos hablar de los pensionistas que tienen esa doble condición de agricultores y mercaderes. Se pone en valor el producto local y se acerca al consumidor final productos de la huerta. Se paga impuestos, se contribuye al sistema y se es legal.

A partir de aquí, es turno para que las administraciones intenten regular esta actividad ilegal que pone en un brete a otras empresas del mismo sector, teniendo en algunos casos que cerrar sus puertas. Se trata igualmente de orientar de los procedimientos legales necesarios a estas personas para regular esa actividad que hasta ahora realizan y posteriormente que tomen la iniciativa de pasar al lado de la legalidad compitiendo en igualdad de condiciones en beneficio de todos.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario