Tipos de cócteles y su significado

Tipos de cócteles y su significado

  • Miércoles, 16 Diciembre, 2020 - 08:00
  • Juan Padilla González, Barman y blogers
  • Coctelería
  • Comentarios

Aunque el cóctel es una bebida versátil, que puede tomarse a cualquier hora del día, presentamos una clasificación meramente indicativa de las propiedades generales de cada combinación. No debe dársele a la misma ninguna importancia mayor que la que realmente tiene.
 
Aperitivos: son las combinaciones que contienen algún ingrediente ácido, amargante o instigador de los jugos gástricos. Con ello se pretende estimular la apetencia de los manjares y preparar el estómago para recibir los alimentos de un buen menú.
 
Digestivos: contienen elementos tonificantes que de algún modo nos relajarán para facilitar la digestión. Los buenos destilados suelen ser perfectos para la ocasión. Se sirven fríos o con una pequeña porción de hielo. También pueden tomarse calientes, solos o mezclados con el café.
 
Cobbler: bebidas largas que se preparan directamente en la copa o en el vaso. Se sirven en copas o vasos grandes. Combinan varios licores, con mucho hielo triturado y tiene especial protagonismo la decoración con trozos de frutas y jarabes. Se acompañan de una cucharilla y una pajita.
 
Collin: es una variedad de los llamados ‘long drink’. El más conocido es el Tom Collin, pero existen otras variaciones. Normalmente contiene zumo de limón, de naranja o piña y soda, amén de la bebida alcohólica base, esencialmente la ginebra o el ron. Se considera aperitivo, pero puede tomarse a cualquier hora pues es un excelente refresco.
 
Coolers: son bebidas heladas que calman la sed y que se preparan a base de zumo de limón y azúcar. Se utiliza el ‘ginger ale’ y cualquier bebida alcohólica con mucho hielo.
Cup: se da el nombre de Cup o Bowles a los aperitivos que tienen el cava como base de su preparación y se le añaden frutas, y otros licores. Se prepara en una fuente de cristal y se sirve con un cucharón en copas de cava planas muy frías.
 
Eggnog: se encuadran en este grupo los preparados que mezclan leche y huevo, con vino o licor, principalmente ron o brandy. Estos cócteles pueden prepararse fríos en coctelera (normalmente) o calientes (en invierno y en zonas de nieve), con Oporto.
 
Exotic drink: son los combinados a base de zumos de frutas y licor que se preparan y sirven en el interior de la propia fruta, como el melón, el pomelo, la piña, el limón... La corteza vacía debe guardarse en la nevera hasta el momento de su preparación y servicio.
 
Fix: preparado en el propio vaso, de tipo mediano, con hielo picado, licor, azúcar, agua natural y zumo de limón. Se decora con algo de fruta (rodaja de naranja o limón, o unos pequeños dados de piña o pomelo).
 
Fizz: combinado hecho con clara de huevo (a veces también la yema), zumo de limón, soda y hielo, más el licor deseado. Es ligero y refrescante, apto para ser degustado a cualquier hora. El más popular es el ‘Gin Fizz’, que no lleva huevo y sí caramelo. La base del éxito de este combinado es el agitado correcto. Para elaborar un perfecto ‘Gin Fizz’ se pican tres cubitos de hielo y se ponen en la coctelera. Se vierte primero el zumo de un limón, después dos cucharaditas de caramelo y a continuación 3 cl de ginebra seca. Se rodea la coctelera con una servilleta para que el calor de la mano no perturbe el proceso. Y el secreto: hay que agitar con suavidad, durante un minuto largo, casi dos minutos, se cuela el fizz en un vaso alto y se completa hasta la mitad con soda. Ha de servirse con paja.
Flip: estilo de cóctel originario de EE.UU. que es adecuado para cualquier hora del día. Ha sufrido continuas transformaciones así que se ha ido extendiendo. Originariamente se preparaba con un vino generoso (Oporto, Porto Flip), una yema de huevo y azúcar. Hoy se utilizan todo tipo de licores y aguardientes, aunque los más usados y genuinos siguen siendo el Oporto, el Jerez y el Marsala. Es recomendado para la mañana y la hora del té.
 
Frappés: estos cócteles helados constituyen, junto con los glasés, un grupo dentro de los ‘american drinks’. Ambos pueden prepararse tanto con alcohol como con jarabes. Se sirven siempre con una cucharilla y una pajita.
 
Glasés: la palabra es hielo en inglés, por tanto se trata de bebidas heladas. Constituyen grupo propio dentro de los ‘american drinks’, junto con los ‘rappés’. Ambas bebidas pueden prepararse tanto con jarabes como con alcohol.
 
Grog: este tipo de combinado, basado en hervir el alcohol con agua y especias, nacido casualmente en alta mar hace casi trescientos años (1720), debe su nombre al apodo del almirante Vernon, conquistador de Panamá. En uno de los múltiples viajes, el agua comenzó a estropearse y el almirante ordenó hervirla y mezclarla a partes iguales con ron de gran calidad y caña de azúcar, a fin de evitar el amotinamiento de la tripulación. Los marineros, agradecidos, bautizaron el nuevo líquido con el mismo apodo que daban al almirante, Grog, que le venía de su afición a vestirse con la gorguera, una especie de cuello alto en forma de lechuga. También este tipo de mezcla sufrió transformaciones a base de incorporarle especias, mantequilla, cítricos y otros licores al margen del ron o sustituyendo este por el brandy o el whisky. En realidad se elabora como un ponche: se calientan en una cazuela de barro hasta alcanzar la temperatura de ebullición, agua, alcohol (el que se desee), azúcar, zumo de limón, 2 o 3 clavos y una rama de canela, retirando antes de servirlo todos los ingredientes sólidos; al prepararlo y calentar el líquido se pierde por evaporación un 8% del alcohol. La copa o vaso en que se vaya a tomar el grog debe calentarse previamente para evitar que estalle al verter el líquido caliente; se puede poner también una cucharilla de plata.
 
Julep: también llamado Julepe. Sus orígenes se sitúan en Kentucky y se elaboraba machacando esencialmente unas hojas de menta, también de jazmín o de alguna hierba o flor perfumada, en el fondo de una vasija, echando hielo y machacándolo igualmente, añadiendo azúcar y Bourbon. Con el tiempo se ha ido sustituyendo el bourbon por otros destilados como el escocés, el ron o el brandy.
 
Long Drink: dícese de los combinados en los que intervienen los zumos de frutas y se acaban con agua carbónica de cualquier tipo. Se elabora directamente en vaso alto, aunque hay quien prefiere hacer la mezcla en la coctelera y una vez en el vaso añadir el agua gaseada. Es una bebida normalmente refrescante y apta para ser tomada a cualquier hora del día.
 
Algunos puristas denominan como long drink a todos los cócteles clásicos que sobrepasan los 5cl en líquido. La escala abarca desde un batido de leche sin alcohol, pasando por un whisky con soda, hasta llegar a un cobbler helado con frutas.
 
Mist: bebida muy simple y que solo requiere tener un triturador de hielo, eléctrico o manual. Si no se dispone de ninguno, puede colocarse una docena de cubitos en un paño limpio de cocina, envolverlos en forma de porra y picar fuertemente en el suelo, hasta que el hielo quede triturado. Lógicamente este es un caso extremo; los establecimientos tienen máquina trituradora.
 
Se llena con el hielo un vaso largo y se añade el licor preferido y se exprime una corteza de limón que se deja en el vaso.
 
On the rock: denominación que se otorga a todo tipo de bebidas combinadas que contengan cubitos de hielo en el vaso que se sirven.
 
Pick me up: se denominan así los cócteles con alto contenido alcohólico, que se completan con cava o champagne, y tienen supuestas acciones tónicas o reconfortantes. En inglés significa algo como así restabléceme el ánimo. Los ingleses lo consideran un clásico contra los efectos de las resacas. Una fórmula muy difundida es: 3 cubitos de hielo, una cucharadita de zumo de limón, se vierte sobre ellos una cucharadita de crema de menta blanca y otra de calvados. Se remueve y se completa con cava.
 
Pousse café: aunque se refiere al café, se denomina así a todos los combinados realizados sin que los distintos componentes se mezclen en el vaso, sino que quedan depositados uno encima de otro, según la densidad de cada componente. Se utilizan vasos estrechos, medianamente altos y los licores se van dejando caer muy pausadamente sobre una cucharilla colocada dentro del recipiente, junto a la boca del mismo. Es muy usual emplear la técnica ‘pousse’ para elaborar el ‘Irish Coffee’.
 
Sours: son ‘long drinks’ clásicos dentro de los ‘american drinks’ . Se parecen a los Fizz pero no se les completa con soda, sino que como mucho reciben un pequeño chorro. Su sabor es ácido pues predomina el zumo de limón. Se adornan con trozos de naranja o limón y cerezas sin rabo.
Smashes: los smashes son un grupo de los american drinks que se preparan de un modo similar a los julepes, se exprime en el cubilete unas ramas de menta junto con azúcar y agua, antes de añadir la bebida alcohólica y algunos trozos de piña. Son simples long drinks.
 
Zombie: reciben este nombre genéricamente las bebidas de tipo largo que contienen mayor cantidad de alcohol de lo normal en estos combinados.
 
Si tienen alguna duda al respecto me la pueden preguntar en mi blog La Coctelera Indiscreta y a la mayor brevedad les responderé sin dudarlo.

 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario